miércoles, 25 de febrero de 2009

El abogado de buen corazón


Una tarde un abogado iba en su limusina cuando vio dos hombres al costado de la ruta comiendo pasto. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar. Le preguntó a uno:

-¿Por qué están comiendo pasto?

-No tenemos dinero para comida, dijo el pobre hombre. Tenemos que comer pasto.

-Bueno, entonces Uds. vengan a mi casa y yo los alimentaré dijo el abogado.

-Pero Sr. tengo esposa y dos chicos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.

-Que vengan también, dijo el abogado. Volviéndose al otro pobre hombre le dijo:

-Ud. también venga.

El hombre, en una voz lastimosa dijo:

Pero Sr. yo también tengo esposa y seis hijos conmigo.

-Que vengan ellos también. Respondió el abogado.

Entraron todos en el auto, lo que no fue fácil, aún para un automóvil tan grande como la limusina.
Una vez en camino, uno de los pobres tipos lo miró al abogado y dijo:

-Sr. Ud es muy bueno. Gracias por llevarnos a todos con Ud.

El abogado dijo:
Feliz de hacerlo, les va a encantar mi casa. El pasto está como de tres metros de alto.

Ja, Ja, me hizo acordar al patio de mi casa, ya debe estar cerca de los tres metros.
Pero bueno che, es un chiste, no metamos a todos en la misma bolsa, que tengo amigos abogados y ellos nunca, pero nunca, compartirían su pasto con nadie, ja ja ja, sigo bromeando.

Lo que quiero que se te grabe es que hay alguien que si realmente quiere lo mejor para vos…
Solo tenés que acercarte a Él…

“Yo sé los planes que tengo para ustedes dice Dios, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza.”
Jeremías 29:11 (BAD - Biblia al Día)

3 comentarios:

LILA MUSIK dijo...

hola Diego, un gusto saludarte. Pasé por este blog como enlace. Muy bueno y muy buena la idea de no dar lugar al "bardeo". Celebro cuando un cristiano usa la libertad de expresión que aun gozamos en nuestro pais para ayudar a edificar, en fin... ya estoy monologando. Un abrazo a vos y flia desde aquí.

Marcos J. dijo...

Diego!!!... A este cuento lo leí hace un tiempo y vos sabes que cuando lo leí, no lo celebré como chiste, aunque lo sea. Es gracioso, sólo unos segundos... ya que me puso a meditar sobre cuánta gente que tiene la posibilidad de ayudar y sólo da para sacar algún beneficio.
Pero, más allá de eso, lo dice un loquito que no sabe celebrar un chiste.. jajaj.. un abrazo..

(Good blog)

Diego Amado dijo...

Marcos, Pienso lo mismo que vos. Es para reir solo unos segundos. Solo que a veces para dercir las cosas trato de ponerle un poco de anestesia.
Porque si te fijas al ultimo dejo un mensaje.
Gracias por tu opinión !!!