martes, 9 de marzo de 2010

La Jaula Vacía


Había una vez un hombre llamado Jorge Thomas, pastor en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. Un Domingo de Pascua llegó a la iglesia cargando una jaula de pájaros mohosa, doblada y vieja, y la colocó sobre el púlpito. Se fruncieron varios ceños y, a manera de contestación, el pastor Thomas comenzó a hablar.

"Estaba caminando por el pueblo ayer, cuando vi un niño joven caminando hacia mí meciendo esta jaula de pájaros. En el fondo de la jaula, había tres pequeños pajarillos salvajes, temblando de frío y de miedo. Detuve al muchacho y le pregunté, ¿Qué llevas ahí, hijo?"

"Son tan solo unos viejos pájaros," fue la respuesta.

"¿Y qué vas a hacer con ellos?" le pregunté.

"Los voy a llevar a casa y me voy a divertir con ellos," me contestó. "Voy a molestarles y a sacarles las plumas y hacerles pelear. Voy a pasar un buen rato."

"Pero te vas a cansar de esos pajarillos tarde o temprano. ¿Qué harás con ellos entonces?"

"Tengo unos gatos," dijo el muchacho. "Les gustan los pájaros. Se los llevaré a ellos."

El pastor estuvo callado un momento. "¿Cuánto quieres por esos pájaros, hijo?"

"¡Eh! Usted no quiere estos pájaros, señor. Son tan solo unos simples pájaros viejos del campo. No cantan. ¡Ni siquiera son bonitos!

"¿Cuánto?" preguntó el pastor otra vez. El niño miró al pastor como si estuviera loco y le dijo, "¿$10?" El pastor buscó en su bolsillo y sacó un billete de diez dólares. Los colocó en la mano del muchacho.

En un segundo, el niño desapareció. El pastor levantó la jaula y suavemente la llevó al final del callejón, donde había un árbol y un césped. Poniendo la caja en el piso, abrió la puerta y, golpeando suavemente los barrotes, convenció a los pájaros que salieran, liberándoles.

Bueno, eso explicaba la jaula vacía sobre el púlpito, y entonces el pastor comenzó a contar su historia.

Un día Jesús se encontró con Satanás. Satanás acababa de venir del mundo y estaba jactándose y vanagloriándose.
"Si señor, acabo de capturar al mundo lleno de gente allá abajo. Me hice una trampa, utilicé carnada que sabía que ellos no podían resistir. ¡Los agarré a todos!

"¿Qué vas a hacer con ellos?" preguntó Jesús.

Satanás respondió, "¡Me voy a divertir! Voy a enseñarles como casarse y luego divorciarse, como odiarse, ofenderse y abusarse mutuamente, como dañar su relación con los demás a causa de engaños y mentiras, como beber, fumar y dañarse la salud, maldecir y lastimar a los demás. Les voy a enseñas como ser egoístas, tramposos, como inventar las armas y bombas y que se maten unos a otros. ¡Me voy a divertir de verdad! Y voy a ver como se pierden todo lo bueno que Dios planeó para ellos…

"¿Y qué harás cuando termines con ellos?" preguntó Jesús.

"Oh, los mataré," exclamó Satanás orgullosamente.

"¿Cuánto quieres por ellos?" preguntó Jesús.

"Oh, tú no quieres a esas personas. No valen nada. Los tomarás y simplemente te odiarán y te darán la espalda. ¡Te escupirán, te maldecirán y te matarán! ¡Tú no quieres a esa gente!"

"¿Cuánto quieres por ellos?" preguntó nuevamente.

Satanás miró a Jesús y, mofándose, dijo, "Todas tus lágrimas y toda tu sangre."

Jesús dijo, "¡HECHO!" Entonces Él pagó el precio.

El pastor levantó la jaula, abrió la puerta, y se fue del púlpito.

Jesús pagó un alto precio por mí y por vos, el precio de nuestros pecados, para que vos y yo tengamos libertad…libertad para seguirlo, para que nos vaya bien y disfrutemos de la vida.
Solo abrile tu corazón a Jesús y aceptá que Él pague el precio de tu libertad…


¿No es injusto que simple le resulta a las personas hablar pestes de Dios y entonces preguntarse por que el mundo está yendo hacia el infierno?
¿No es injusto como creemos lo que nos dicen los periódicos pero cuestionamos lo que la Biblia dice?
¿No es ilógico como todo el mundo quiere ir al cielo siempre y cuando NO tengan que creer, pensar, decir o hacer nada de lo que la Biblia dice? ¿o es irónico como alguien puede decir "yo creo en Dios" y negarlo con sus actos.
¿No es impresionante como podés enviar mil chistes a través del correo electrónico y se riegan como fuego en un bosque, pero cuando empieza a enviar mensajes relacionados a Dios las personas lo piensan dos veces antes de compartirlos?
¿No es impactante como las imágenes crudas, vulgares y obscenas viajan libremente por el ciberespacio, pero la discusión pública de Jesús es suprimida en la escuela y el trabajo?
¿No es decepcionante como alguien puede estar tan "emocionado" para Cristo el domingo, pero convertirse en un cristiano invisible el resto de la semana?
¿No es preocupante como cuando vayas a enviar este mensaje no lo enviarás a muchas personas de tu lista de direcciones porque no estás seguro en lo que ellos creen, o en qué pensarán de ti por enviárselo?
¿No es gracioso como puedo estar más preocupado acerca de lo que otras personas piensan de mí que lo que Dios piensa de mí?
¿Quién pasará este mensaje hacia adelante?

No hay comentarios: