miércoles, 19 de octubre de 2011

10 Leprosos, 9 al templo 1 al salvador



En una ocasión diez leprosos le salieron al encuentro a Jesús mientras éste iba por el camino, y ubicándose a cierta distancia comenzaron a pedirle a los gritos que tuviera misericordia de ellos.
El Señor entonces les dijo que fueran a mostrarse al sacerdote para que los examinara. Y cuando estos diez enfermos iban rumbo al templo, se sanaron milagrosamente. Uno de ellos, de origen samaritano, a quienes los judíos despreciaban por considerarlos de raza y de religión inferior, al verse limpio, se regresó a donde estaba Jesús dando gracias a Dios por el favor recibido y postrándose a los pies del maestro.
Jesús entonces le preguntó dónde estaban los otros nueve, porque los que habían recibido el milagro eran diez. Por lo cual el ex leproso le contestó que de los diez sólo él, siendo extranjero, había regresado a darle la gloria a Dios. (Lucas 17:12-19)

¿Y en verdad, dónde estaban los otros nueve? La Biblia no dice que se fueron de fiesta a emborracharse, o a la playa a broncear la nueva piel acompañados de unas amigas, o a pasear por todos los lugares a donde antes no podían ir por el hecho de ser leprosos.
No, lo que la Biblia dice es que iban camino al sacerdote, al templo, al lugar de adoración a Dios, a cumplir la orden de Jesús de que fueran para ser examinados. ¿Y eso estaba mal? No, ir al templo estaba bien.
Además tenían fe, no eran unos ateos, sino unos creyentes que supieron llegar directamente donde Jesús y pedirle confiados lo que necesitaban. Y fruto de esa fe y obediencia a Jesús fue que recibieron el milagro. Los diez leprosos iban camino al templo con fe, en obediencia a Dios, y los diez fueron sanados. Hasta allí todo va bien.
La diferencia entre ellos sólo se puede apreciar después de recibir el milagro, no antes. Después de ser sanados nueve continuaron hacia el templo, para el examen que les debía practicar el sacerdote judío y para cumplir con el rito de purificación que ordenaba la ley de Moisés, lo cual es bueno.
Pero sólo uno de ellos, el samaritano, dejó de conformarse con lo bueno y decidió hacer lo mejor, se salió del libreto religioso y se convirtió en un adorador, por lo cual dio media vuelta y en lugar de seguir hacia el templo, para cumplir con el ritual, fue y se postró a los pies de Jesús. La fe le dio nueva piel, mas la gratitud un nuevo corazón, el de un adorador.

Tomado de: “Devocionales en Pijama” de Donizetti Barrios

¡¡Excelente reflexión de Donizetti!! Otra vez un samaritano (al que muchos judíos despreciaban o menospreciaban) dandoles una lección.
¿Ritual o adoración en espíritu y verdad?
¿Conocimiento de la ley, o relación con el salvador?


Nunca juzgues la espiritualidad de alguien por la veces que lo veas en el templo, sino por las veces que se encuentre con el salvador. - D.A.

Para pensar...

Diego Amado

2 comentarios:

Angel dijo...

Hay que saber ser agradecidos, una de las mejores maneras de agradecerle a Dios es a través de La Adoración.

Excelente reflexión

Bendiciones

Diego Amado dijo...

Hola Angel!! Me alegra que te guste aunque no sea mia. Espero la compartas con alguien !! Dios te bendiga !!